Recent Posts

El mejor regalo, madre salva su vida gracias a la ayuda de su hijo adoptivo


Ingeborg McIntosh tuvo que luchar mucho para llevarse a su hijo, Jordan, a la casa. Jordan era un recién nacido que fue dejado en un hogar de acogida. Los siguientes cuatro años Ingeborg luchó para adoptarlo, pero la madre biológica prepería que Jordan fuera adoptado por padres afro americanos.


Pero desde que Ingeborg y Jordan se conocieron se hizo obvio que tenían un vínculo especial. Cuando nadie demostró ningún interés en el niño, Ingeborg finalmente pudo adoptarlo. “Le pusieron en mis brazos y fue amor a primera vista”, cuenta Ingeborg. Pero 20 años después la vida dio un giro dramático…


La familia McIntosh cuidó a unos 125 niños temporalmente a lo largo de los años, pero nadie robó tanto su corazón como Jordan. Jordan se crió en la casa de Ingeborg, pero su madre biológica no quería que la familia le adoptara. Prefería que tuviera unos padres adoptivos negros.

Pero fue imposible encontrar un hogar para Jordan, así que cuando el niño tenía 4 años fue adoptado por Ingeborg. “Él era parte de la familia sin importar qué”. Dos décadas después, Ingeborg recibió una noticia difícil: los médicos le informaron que tenía una enfermedad poliquística en el riñón y necesitaba un tranplante. Jordan decidió que no podía quedarse y mirar cómo su madre sufría. Decidió actuar sin que su madre conociera sus planes.


Concertó una cita para ver si era apto para el trasplante y el resultado fue positivo.
Siento como si estuviera destinado en mi vida”, dijo Jordan. “Con suerte puedo hacer más por ella a medida que se hace mayor, pero por el momento es lo mínimo que puedo hacer”. Ingeborg insistió en que no lo hiciera, pero Jordan ya lo tenía decidido.


Cuando Jordan habla de su madre, su amor y devoción son claras: no puede hablar de su bondad sin casi ponerse a llorar. “Todo lo que ella ha hecho por mi desde que era un niño, sólo quería devolvérselo y demostrarle lo mucho que la aprecio”. A pesar de la lucha y los tiempos duros, esta historia termina felizmente, mucho gracias al fuerte vínculo entre madre e hijo.


Te invitamos a compartir esta historia con tus amigos si estás de acuerdo con que Ingeborg ha hecho un magnífico trabajo criando a un hombre del que puede estar muy orgullosa.