Recent Posts

¡6 formas de remover completamente la cera de los oídos!


La cera o cerumen es la protección natural del oído, ya que evita que insectos o partículas extrañas ingresen al canal auditivo. 


¿Por qué la cera cumple esta función? El oído no solo es el órgano de la audición, sino que también controla el equilibrio y está involucrado en los movimientos que realiza el cuerpo. 




En ocasiones, no obstante, la cantidad de cera producida por el oído puede ser excesiva, lo cual provoca distintos problemas. Es por eso que a continuación te mostramos distintas maneras para deshacerte del exceso de cera desde tu hogar.




Elimina el exceso de cera



A pesar de ser una sustancia completamente natural, cuando el oído produce cerumen en exceso esto puede traer distintas complicaciones en la salud, como por ejemplo:


Problemas auditivos, como dolor y disminución de la capacidad de oír.

Mareos.
Oídos “tapados”.
Zumbidos.

Estas complicaciones son molestas, y pueden ser provocadas por tres factores: abusar de los audífonos, no limpiar correctamente el oído y utilizar tapones.


Cualquiera que sea la razón, lo cierto es que existe la necesidad de mantener una higiene adecuada en el oído, para evitar taponamientos de cera, ya que esto puede ocasiones infecciones. 


Si prefieres no usar hisopos, utensilio desaconsejado por muchos médicos, aquí te presentamos otras maneras para eliminar la cera:


Aceite de oliva: úsalo antes de dormir. Derrama unas cuantas gotas en uno solo de los oídos, y luego hazlo con el otro la noche siguiente. Repite cuatro días seguidos y verás los resultados.


Alcohol y vinagre: mezcla ambos líquidos y empapa un algodón de cierto tamaño en la sustancia. Coloca dentro de oído durante unos minutos y luego retira.


Glicerina: con solo unas cinco gotas en cada oído podrás deshacer la cera. Limpia muy bien. 


Agua y peróxido de hidrógeno: mezcla ambos líquidos y derrama unas gotas en el oído. Gira la cabeza y quédate así durante unos minutos. Repite y repite con el otro oído. 


Aceite de parafina: calienta sobre una cucharada pegada a una vela unas cuantas gotas de aceite de parafina. Espera a que esté tibio y derrama unas gotas en el oído. Deja actuar y retira con agua.


Con todos estos remedios lograrás ablandar los tapones de cera dentro del oído.