Recent Posts

Cuando ella se pone gorda él la engaña con otra, se divorcia y la abandona. Pero cuando el chico llama a su puerta 1 año más tarde, ella no duda en hacer lo siguiente


Esta es la historia de Lisseth Expósito, una venezolana a quien le tocó vivir en Kent, Inglaterra, desde que tenía a penas 15 años, una edad muy inestable para muchos. Y desde entonces decidió empezar a salir con José, un joven de 19 años que también provenía de Venezuela.


La relación entre estos dos chicos se desarrolló tan bien que a los tres años decidieron volverse algo más formal y casarse, nada parecía ir mal. Estaban enamorados y contentos con su relación. Pero ninguno de los dos adolescentes se imaginó por todo lo que les tocaría pasar.


Al año siguiente de la boda, Lisseth queda embarazada, ellos no lo podían creer, estaban esperando su primer hijo y empezaron a planear un futuro juntos. A medida que el embarazo se desarrollaba, ellos comían alimentos chatarra y mantenían hábitos poco saludables.

Consecuencias de no cuidarse debidamente durante el embarazo


Tal vez el problema fue que se confiaron, la comida chatarra era muy tentadora, los pasteles, las hamburguesas, la pasta, Lisseth y José comían eso diariamente pensando que perdería el peso cuando el bebé naciera.



Entonces todo se complicó cuando no sucedió, Lisseth tuvo el bebé y todavía seguía pesando 140kilos. Pero ella creyó que no importaría, que su marido e hijo eran lo más importante, y que él la seguiría amando.




Lisseth Expósito no pudo estar más alejada de la realidad, después que nació Lissmar ella notó un cambio en su esposo: ya no la abrazaba ni le decía que la quería, en cambio empezó a tratarla mal, la miraba con desagrado y casi podía escuchar como le decía gorda entre dientes. Pero todo empeoró, los insultos eran más recurrentes y la ignoraba en la cama. Hasta que la joven tomó la decisión de seguirlo y, efectivamente, lo encontró con otra mujer.



Desde entonces ella lo dejó y empezó a trabajar en su cuerpo, quería cuidarse y amarse a sí misma como antes. Los esfuerzos dieron sus frutos, y gracias a un año de entrenamiento Lisseth perdió 60 kilos.

Sin duda una gran historia para que todos se den cuenta de que el verdadero amor es lo más importante.