Crema casera a base de aspirina y limón para los hongos y callos de los pies

Cuando se nos desarrolla un problema en los pies, es en ese momento que la mayoría de las personas tiende a prestar más atención.


Muchas veces son producidos por el mal uso del calzado, la continua fricción y el contacto con microorganismos pueden ser factores que afectan la piel y provocan callos, agrietamiento e infecciones.


La buena noticia es que hoy te traemos un método que te ayudará a mejorar la piel de tus pies, a eliminar las durezas, hongos y otros cambios.

Así que presta mucha atención de como hacer este método natural tan económico, sencillo para suavizar y mantener tus pies saludables.


ANTÍDOTO CASERO PARA COMBATIR LOS HONGOS Y CALLOS EN LOS PIES

Existen una serie de métodos caseros para los pies que ayudan a combatir los hongos, remueven las células muertas y evitan otras problemas molestos que los hacen lucir mal.

Uno de estos tratamientos es el de aspirina con jugo de limón, efectivo para exfoliar, limpiar y suavizar hasta las zonas más duras de la piel.

Además, es un increíble para controlar los hongos en los pies y las uñas, ya que reduce el desarrollo y controla la sensación de comezón que acostumbran a causar.

uenta con una alta concentración de beta-hidroxiácido, un componente liposoluble que acostumbran a utilizar las compañías cosméticas para la preparación de cremas y lociones exfoliantes.

Asimismo concentra sustancias que son antiinflamatorias y calmantes que permiten reducir la tensión y el dolor de esta parte del cuerpo, y más después de un día lleno de actividad física.


Tratamiento para los pies

INGREDIENTES:

  • 5 aspirinas.
  • Jugo de un limón.
  • 1 piedra pómez.

PREPARACIÓN:
  • En un mortero tritura las aspirinas hasta conseguir un polvo.
  • Incorpora el polvo conseguido en un recipiente y, mezcla con el jugo de limón hasta conseguir una pasta compacta y homogénea.
  • Si está seca puedes agregar un poco de limón o bien una cucharada de agua.

USO:
  • Lava tus pies para remover cualquier suciedad.
  • Aplica una capa de la mezcla sobre las áreas perjudicadas por los callos y hongos.
  • Deja actuar 30 minutos y retira con abundante agua templada.
  • Luego, frota con una piedra pómez para quitar la piel muerta y dura.
  • Enjuaga con agua templada y seca bien los pies.
  • Repite de 2 a 3 veces por semana para mejores resultados.
  • Con su frecuente uso se puede reducir la proliferación de hongos y bacterias, previniendo desequilibrios en el pH de su piel y malos olores.

Complementa el uso de este tratamiento con una crema hidratante, ya que esta zona tiende a padecer de exceso de sequedad.


Si te Gusto el Articulo, Regalanos un Me Gusta

Te Recomendamos